Nosotros

Nosotros

La Liga Nacional contra el Cáncer, fundada en febrero de 1952, es una Asociación, ajena a toda actividad, política, religiosa y lucrativa, que tiene por objeto promover la organización y realización en toda la República de Guatemala, de la lucha contra el cáncer y todas sus manifestaciones, actuando por sí misma y en cooperación con los organismos oficiales y privados, cuyos fines sean análogos a ella. Su duración es ilimitada y tiene su domicilio actualmente en 6ª. Avenida 6-58, Z.11 de la Ciudad de Guatemala.


SUS ATRIBUCIONES SON

a. Formular planes generales y específicos de trabajo, para el desarrollo de la lucha contra el cáncer.

b. Organizar campañas de atiendan a hacer conciencia nacional, en cuanto al cáncer y sus manifestaciones, la importancia de su diagnóstico precoz, métodos de tratamiento y sus posibilidades de éxito, mediante la colaboración pública. Con tal objeto, elaborará programas de educación profesional y de divulgación relativos a sus fijes;

c. Colaborar con el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social y con entidades oficiales y privadas afines, para lograr la unificación de métodos y la coordinación de los trabajos a fin de evitar la duplicación innecesaria de esfuerzos;

d. Gestionar la emisión reforma y derogatoria de las normales legales que puedan influir favorablemente o desfavorablemente en el buen éxito de la lucha contra el cáncer;

e. Promover la fundación de centros de diagnóstico, tratamiento y de asistencia y prestarles la colaboración requerida para el éxito y progreso de sus labores;

f. Elaborar estadísticas de interés para el éxito de la lucha contra el cáncer;

g. Mantener constante información al público de las actividades desarrolladas por la Liga y de sus programas de acción.

h. Establecer y mantener relaciones con Sociedades y entidades análogas del país y del extranjero y promover el desarrollo y la coordinación de la lucha contra el cáncer.

HISTORIA

La Liga Nacional contra el Cáncer se fundó en el año de 1952 y sus primeros Directores se encargaron de redactar sus estatutos y obtener la Personería Jurídica e inmediatamente se pensó en buscar la manera de dar algún servicio con respecto al cáncer.

A esta finalidad obedeció el establecimiento en el Hospital General San Juan de Dios, de una clínica para detección de cáncer, cuyo presupuesto y personal fue sostenido por la Liga. Asimismo se hizo adquisición de material radioactivo (Radium) en cual fue cedido para el tratamiento de pacientes cancerosos en el mismo Hospital.

A estos primeros pasos, sucedió una intensa campaña encaminada a la creación del Instituto de Cancerología, con la aspiración de que pudiera llenar su cometido de la mejor manera posible, brindando a los enfermos las ventajas de instalaciones apropiadas y de personal médico, debidamente capacitado para tan transcendental función.

En terrenos próximos al Hospital Roosevelt, al Instituto de Nutrición de Centro América y Panamá y a la Escuela Nacional de Enfermería, se obtuvo de parte del Gobierno, la concesión de un predio que mide 121 metros de Norte a Sur y 112 metros de Oriente a poniente, por lo tanto con un área de 13,552 metros cuadrados.

Los trabajos de construcción se iniciaron en octubre de 1954, conforme a planos que cubrían las edificaciones necesarias para poder alojar las instalaciones destinadas al tratamiento de los pacientes ambulatorios.

Con sin igual colaboración de todas las fuerzas vivas del país, se reunieron los fondos necesarios para la obra, así como para la dotación de equipo que incluía: muebles e instrumental para clínicas, instalaciones de laboratorios, Rayos X para diagnóstico, equipo de terapia por radiación, unidad estomatológica y todo el mobiliario y material destinado a las funciones administrativas en un área de 1,650 metros de construcción de una sola planta. En el mes de julio de 1958 se hizo una inauguración a un costo aproximado de Q 200,000.00 quetzales.

Durante 10 años se atendió en las instalaciones mencionadas todos los casos ambulatorios. Los casos que requerían hospitalización tenían necesariamente que ser referidos a los Hospitales Nacionales.

Estos 10 años transcurridos así, permitieron a la Liga Nacional contra el Cáncer, mediante sus campañas, ir reuniendo y acumulando fondos con miras a la construcción de un Hospital que complementara las funciones desempeñadas por los Consultorios.

Se contrató la elaboración de un proyecto a un costo de Q 25,000.00. Dicho proyecto con todos sus planos y especificaciones, fue sometido a revisión y estudio por quienes más experiencia tenían en el ramo dentro del país, asimismo, se sometió a la consideración de entidades especializadas del exterior.

El proyecto comprende, debidamente integrado con los consultorios, un Hospital de cuatro plantas para 180 camas con posibilidades de extensión a 200.

Es importante conocer que entre las especificaciones exigidas por la Liga, estaba que el proyecto fuera realizable en dos etapas, con la mira de que al lograr realizar la primera de ellas, pudiera ya principiar a darse servicio en el país.

A fines de 1968 estaba realizada esta primera etapa y el Hospital, con dos plantas, se encontraba preparado para dar cabida a 80 pacientes.
Las fuertes erogaciones necesarias para la instalación de los servicios generales, que desde luego son planeadas para poder atender las necesidades del proyecto total, se financiaron con ayuda de todos, como lo atestiguan las numerosas placas de reconocimiento que a perpetuidad, se mantendrán en los muros de las dependencias.

Lavandería, cocina, cafetería, subcentral eléctrica, caldera, bombas y depósitos de agua, etc., quedaron instalados y en capacidad de suplir todas las necesidades futuras.

Se proveyeron camas, camillas, sillas de ruedas, almohadas, etc. Por su parte el Comité Femenino de la Liga Nacional contra el Cáncer, trabajó tesoneramente para lograr toda la ropería del Hospital. Así se había cumplido una etapa más en la interminable tarea.

En estas circunstancias el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social y el Director del Hospital General San Juan de Dios, haciendo uso de su espíritu comprensivo y amplio y con la idea prevalente del bien a los enfermos, entablaron pláticas con Directores de la Liga, a fin de encontrar la forma más beneficiosa de servir a los pacientes cancerosos.

Se llegó a la celebración de un contrato entre el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social por una parte y la Liga Nacional contra el Cáncer por otra, por el cual los pacientes canceroso del Hospital General San Juan de Dios, fueran trasladados al Instituto de Cancerología para ser atendidos allí, mediante el aporte de la misma suma que dichos pacientes tenían asignada en el presupuesto del Hospital General.

Fue pues mediante este convenio, que en enero de 1969 se hizo la inauguración del Hospital de Cancerología y principió esta fase de servicio que persiste hasta el presente.

DATOS GENERALES

El Instituto de Cancerología es una entidad privada de servicio social. Es dependencia de la Liga Nacional contra el Cáncer, de la cual constituye el medio de acción para llenar sus fines.

Fue inaugurado en 1958, iniciando sus actividades con pacientes ambulatorios. En ese año se estableció la Consulta Externa, desempeñada por Médicos Oncólogos.

Desde sus comienzos, el Instituto de Cancerología ha contado con los departamentos complementaros que requieren la total atención de los pacientes, como lo son: Sección Administrativa, Laboratorio Clínico, Laboratorio de Patología y Citología, Departamento de Radiodiagnóstico, Unidad de Estomatología y Departamento de Terapia por Radiación.

A partir de enero de 1969 se cuenta con un Hospital involucrado al Instituto. Área externa y Hospital funcionan de manera conjunta, estando bajo la responsabilidad del mismo grupo profesional.

En estas condiciones dicho Hospital funcionó en dos plantas, equipado de todas las instalaciones necesarias para el adecuado desarrollo de sus actividades.

Inicialmente tuvo 80 camas de las cuales, fueron 64 para mujeres y 16 para hombres. Desde marzo de 1972 el número de camas subió a 90 repartidas entre 72 mujeres y 18 hombres. Pronto la capacidad de estas dos plantas fue insuficiente para satisfacer la demanda de la población.

La Liga Nacional contra el Cáncer, consiente de su responsabilidad, concentró sus esfuerzos en la construcción de dos nuevos niveles en el ala Norte del Hospital. Al estar dichos niveles totalmente terminados y equipados con el mobiliario e implementos hospitalarios y en condiciones de poder iniciar su funcionamiento se gestionó ante el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social y se obtuvo una ampliación de subvención, con lo cual se elevó el número de camas a 120, que es lo que actualmente está al servicio de la comunidad.

FINANCIAMIENTO

Cuenta con un convenio suscrito ante el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, por prestación de servicios de salud a los pacientes referidos de la red hospitalaria nacional, por un monto de 21.7 millones de quetzales.

Se cuenta con los ingresos que se obtienen por servicios prestados a pacientes, que una vez estudiados por el Servicio Social, están en capacidad económica para hacer algún aporte. Su presupuesto es de 80 millones de quetzales al año aproximadamente.

Las cantidades apuntadas, sirven para llenar los gastos de funcionamiento, pago de personal, medicinas, alimentación, etc., y para mantener su lucha contra el cáncer en todas sus manifestaciones.

Para la realización de mejoras de importancia como nuevas construcciones, ampliación de las existentes e instalación de nuevas dependencias o secciones, se hace necesaria la financiación a través de la Liga Nacional contra el Cáncer, que por medio de su Campaña Anual de conscripción, mediante programas especiales o bien obteniendo donativos específicos, aporta los fondos que han de dedicarse a tales gastos extraordinarios.

SE CONSTITUYE DE LA SIGUIENTE FORMA:


- Instituto de Cancerología y Hospital "Dr. Bernardo del Valle S". (INCAN) - Patronato - Departamento de Prevención, Investigación y Educación en Salud (PIENSA) - Farmacia Somos el único hospital especializado contra el cáncer en Centroamérica y el caribe. Pertenecemos a la asociación de ligas nacionales contra el cáncer de Latinoamérica (alicc). Ser un hospital escuela en la especialización de cirugía oncológica en Guatemala. Pioneros como el primer hospital de vacunación permanente contra el virus del papiloma humano (VPH) en Latinoamérica.

Competitividad

Somos el único hospital especializado contra el cáncer en Guatemala.

Ser parte de la Unión Internacional contra el Cáncer, Asociación de Ligas Iberoamericanas contra el Cáncer, Asociación de ligas nacionales contra el cáncer de Latinoamérica (ALICC) y Alianza Latina.

Ser un hospital escuela en la especialización de cirugía oncológica en Guatemala.

Pioneros como el primer hospital de vacunación permanente contra el virus del papiloma humano (VPH) en Latinoamérica.